Rianne wolswinkel logo

¿Por qué la Terapia de Yoga?

¿Por qué la terapia de yoga y no medicación? ¿Por qué es una forma sostenible de aliviar el dolor y el malestar y te empodrá en tu desarrollo personal?

'Tómate estas pastillas, no hay nada que podamos hacer por ti...'

¿Has ido alguna vez al médico con un dolor o un problema y te han dicho simplemente: Tómate estas pastillas, no hay nada que podamos hacer por ti’. ¿Y en esa conversación te sentiste escuchado y atendido, como si hubiera una intención de apoyarte para que te sintieras mejor? ¿Saliste derrotado, con la sensación de que algo más es posible, pero no estás seguro de qué y no sabes por dónde empezar?

Definitivamente, hay momentos en los que la medicación es una muy buena idea. Y creo que los médicos hacen lo mejor que pueden con el tiempo que tienen. Tomo medicación para proteger mis riñones. Y aún hay más. La dieta y el estilo de vida son una parte muy importante de mi tratamiento renal y me han mantenido alejada de la medicación más potente.

Así que siempre queda la pregunta: ¿Por qué querría cambiar algo de mi dolor o ansiedad con la terapia de yoga? Sin tener que hacerlo yo mismo, ya puedo experimentar menos dolor. El masajista/fisioterapeuta/quiropráctico/psicólogo/medicación, etc. también pueden ayudarme. Y cuando vuelve el dolor o la ansiedad simplemente iré otra vez. ¡Buena idea!

Si eso te funciona, perfecto.

La terapia de yoga tampoco es para todo el mundo. No recomiendo empezar con terapia de yoga si no tienes tiempo o ganas de crear un espacio con regularidad para explorar tu movimiento y tu cuerpo y lo que hace por ti. Tampoco es para ti si quieres una solución rápida y prefieres no mirar el problema subyacente, la causa raíz, y trabajar en ello. Si quieres un resultado sostenible y sientes curiosidad por tus patrones (de movimiento) y por cómo mejorarlos, no significa que tengas que pasarte horas al día trabajando contigo mismo. Es en la regularidad de los momentos con atención plena donde puede haber muchos cambios.

La comparación que hago cuando alguien pregunta “¿con qué frecuencia debo hacer esto?” es, en primer lugar, haz lo que puedas y lo que te haga sentir bien. Lo haces por ti, no por mí. Y cuando te hayas roto el brazo con el que escribes y tengas que aprender a escribir con la mano equivocada (no es que escribamos tanto ahora, pero para que te hagas una idea), si practicas 20 minutos todos los días, progresarás más rápido que si haces algo durante 5 minutos dos veces por semana. Y si practicas 3 horas seguidas todos los días, puede que te duela el brazo al cabo de una semana. Todo es cuestión de equilibrio y de recaídas ocasionales, y siempre se puede aprender algo de ellas.

¿Por qué la terapia de yoga, qué es diferente?

La terapia de yoga es una forma holística de hacer un autoexploración de tus patrones de movimiento y habituos, guiada. Aprender a reconectar con tu cuerpo y las señales que te da, para que tú mismo puedas ganar comprensión y control de tu dolor o malestar. No es sólo físico, sino también mental y emocional. Todo está siempre conectado. Así, cuando surja algo nuevo, tendrás los conocimientos y la experiencia necesarios para volver a encontrar el equilibrio (posiblemente sin ayuda).

Una vez que aprendes más sobre ti mismo, ya no puedes no saber. La famosa puerta que atraviesas y por la que no puedes volver atrás. He oído tantas veces en mi cabeza aquello de que “la ignorancia es felicidad”. Fingiendo que no está ahí y que desaparecerá por sí sola. O con excusas del tipo “es parte del envejecimiento”.

Ahora lo entiendo más. Saber lo que está pasando me da mucha empoderamiento, porque así al menos puedo hacer algo.

Ya no eres víctima de tu propia situación.

El yoga terapéutico puede formar parte de tu camino de desarrollo personal. A largo plazo, es un camino de crecimiento y de ser más libre en tu cuerpo. A corto plazo, puede ser divertido e interesante y aliviar rápidamente el dolor (crónico) y el malestar, pero también puede ser una confrontación. La confrontación no siempre es divertida, así que es bueno si tienes o puedes crear el espacio para estar con ello o contar con el apoyo de la familia, los amigos o un terapeuta. Lo mejor es que trabajes para encontrar una solución sostenible. A partir de aquí es más fácil enfrentarse a lo que la vida te trae.
¡Y no tienes por qué hacerlo solo!

¿Desea más información sobre las posibilidades y cómo puedo ayudarte con sesiones individuales? Entonces reserva una consulta gratuita para que podamos hablar de tus necesidades.